The non-kosher kosher

by Cynthia Castro Chiurliza

I recently went to a bakery with a new friend. Not knowing about my observances, she was worried about whether the goodies we were going to consume had dairy in them or not (because it wasn’t a kosher bakery), so she kept on asking the woman behind the counter: Is this dairy? No, she would reply, is just margarine.

One of the most important concepts in Judaism is the preservation of life. Life goes before everything: before fasting in Yom Kippur –if you are ill–, before resting in Shabbat –if you need emergency surgery–, before kashrut laws –if you need to eat worms in order to keep yourself alive in the jungle–. Life goes over everything but murder, idolatry, incest and adultery (not an every day thing, right?) and you are not only permitted to violate a commandment to save a life but also expected to do so if necessary.

So, why would you consume products that endanger your health, like margarine, in order to enjoy a dairy-like dessert with your steak? Have you ever taken a closer look at the ingredients in your non-dairy whipped milk, or the non-dairy creamer that you put in your coffee while having a roast beef sandwich? Did you even know that non-dairy creamer can be used to whiten clothes, remove foam from fish tanks, and clean dry erase boards?

Non-dairy products, in order to look and feel like dairy, are “enriched” with extra ingredients you might not even be able to pronounce. One of them, to give an example, is partially hydrogenated oil. Hydrogenated oils are vegetable oils with added hydrogen, and they are what we know as trans-fat, which is more harmful than saturated fats: it raises your bad cholesterol levels and lower your good cholesterol levels, increases your risk of developing heart disease and stroke, promotes inflammation of the body, drives the immune system crazy and is also associated with a higher risk of developing type 2 diabetes. And this is just one of the many ingredients!

Are you really observing the commandment if you are eating in a non-kosher way in disguise? And adding hydrogen molecules to what God created in order not to break His rules… Doesn’t sound really kosher, does it?

Although there is no explanation of kashrut laws in the Torah, a few ideas have been said about them. When you restrain yourself from eating something because your tradition says so, have you ever stopped to wonder why? As my good friend Rambam used to say, sometimes it’s good to know –or wonder– about the reasons; it might help you achieve some insight about what you are doing.

Personally, I like to think of kashrut as a way of inner training. If you can control what you put in your mouth, you can control anything else. And if you think it is easy, just ask any person you know has been on a diet (probably 90% of the people around you), and they will tell you: restraining yourself from having a delicious piece of chocolate cake while taking care of your figure is really, really hard. So, if you can control your impulses on having those golden pork ribs that smell so good, or that seafood ceviche that looks colorfully delicious, you might as well be able to keep yourself from doing whatever you are not supposed to do in other aspects of life.

One thing you are not supposed to be doing is eating meat and milk at the same time and yet we have invented all sort of artificial products to be able to commit the crime and still be innocent. Would you pay someone to kill that person you hate so much? Technically, you didn’t kill him. Or would you steal a stolen object from a thief? Maybe that isn’t really stealing. Then why do you eat fake bacon and why do you insist on having fake flan after that roasted chicken? Isn’t it the same? If we are commanded not to eat something is so we can learn from the experience of not doing it, not to have us manufacturing shrimp out pulverized fish and chemically modified tapioca. Is it really kosher to consume imitation products? Is it really kosher to slowly kill yourself and try to fool the law by having harmful fake dairy or fake meat products?

There are natural alternatives for man-made products given by nature itself:

Want some butter with that meat meal? Have some virgin coconut oil! Coconut oil not only helps our immune system, it also have positive effects over our thyroid, cholesterol and sugar control and it even helps you lose weight! (ask doctor Oz if you don’t believe me). You can even get whipped cream out of it and drive your guests crazy over that nutty flavor in your healthy dessert.

Need some milk for your oatmeal? Try coconut or almond milk. Almonds are extremely good for our health and their milk has an amazing flavor and texture.

Can’t go without that sour cream? Make something alike with raw cashews, lemon, salt and vinegar!

Really want to kill that shrimp craving? Well, you can’t, you are Jewish! If you are going to observe, do it the right way and embrace what you are being teach through your own actions.

Take care of yourself, save your own life! Remember: we are what we eat. Some margarine or artificial sweetener won’t kill you today or in a few years, but it will affect the quality of your life and your longevity. Heart disease, cancer, diabetes… Is that the price you are willing to pay for a cup of non-dairy ice cream?

No, it is not easy and that is exactly the point. After all, spiritual growth doesn’t just happen through osmosis; you need to earn it in mind and body. Work with what nature gives you, with that which God has put in your world, the world that He gave you knowing and understanding what we, smarty-pants humans, really need.

Image

Anuncios

“GATOS ESCRIBAS: LOS TITIRITEROS DE NUESTRO DESTINO”

Esto lo escribí cuando tenia como quince años. Desde entonces se nota mi preocupación por nuestra existencia y mi admiración por los gatos 🙂

“GATOS ESCRIBAS: LOS TITIRITEROS DE NUESTRO DESTINO”

Por Cynthia Castro Chiurliza.-

Seguramente todos, en algún momento, nos hemos preguntado sobre los acontecimientos de nuestras vidas. ¿Por qué suceden, quién los controla? Institutos especializados en todo el mundo tratan de responder estas preguntas, sin éxito. Pero el Instituto Especial de Teorías Filosóficas de la Vida Humana (IETEFVIH) parece ser la excepción. Para este reportaje hemos entrevistado a las licenciadas Cascy Chpan y Connie Jackson, investigadoras del Departamento de Control Humano del Instituto, acerca de su teoría de los “Gatos escribas”, con la que pretenden explicar los fenómenos que nos acontecen día a día.

¿Gatos escribas? Por más extraño que suene, ésta es la realidad de nuestra existencia. Misteriosos gatos, que residen en un universo paralelo al nuestro, en un plano superior, manejan nuestras vidas en sus cuadernos.

Todo comienza con el Gran Gato. “Este poderoso ser fue en algún momento un gato súper desarrollado en el Plano Humano, que logró abrir la puerta entre éste y el Plano Superior, hace unos dos millones de años. Con la llegada del Gran gato al Plano Superior comenzó el movimiento de los gatos escribas, ‘subgatos’, como son llamados ahí” nos dice la investigadora Chpan.

Supervisados por el Gran gato, los subgatos escriben y manejan la vida de cada uno de nosotros, los “escritos”, en sus cuadernos. Éste se encarga de alimentarlos (con una dosis bien elaborada de vitaminas, minerales y materiales radioactivos), de hacerles entrega de cuadernos y lápices, de enseñarles lo que deben saber y de mantener el control en la sala de escritura.

Cada uno de estos subgatos creados en el Plano Superior tienen diferencias con los gatos del Plano Humano, sin contar con que pueden escribir, y de manera perfecta y muy imaginativa. “Investigaciones han demostrado que todos estos gatos son de la misma especie; aunque aún no hay pruebas concretas, se sabe que son parientes familia de los Dientes de Sable y descendientes de una raza de gatos extinta llamada Gatos del Sur. Sus garras son mucho más desarrolladas que las manos humanas, lo que les permite tener una caligrafía perfecta, entendible y uniforme” explica la investigadora Jackson. Es imposible que exista un subgato con mala caligrafía, pues, a diferencia de los gatos domésticos que tienen 38 cromosomas diploides, los subgatos escribas tienen 39. Este último es el responsable de la facilidad de estos subgatos de escribir con caligrafía perfecta.

Pero estos gatos no nacen sabiéndolo todo. Se cree que nacen sabiendo hablar y comunicarse, pero no saben escribir. El omnipresente Gran gato le enseña la redacción y la caligrafía a todos los subgatos, uno a uno. ¿Se cansa? No lo sabemos.

“Se está investigando si el Gran gato es remplazado por otros gatos. Es posible que el actual Gran gato no sea el original creador del movimiento de los subgatos escribas, puede que sea uno de sus descendientes” dice la investigadora Chpan.

Una buena pregunta es la de cómo se reproducen. Tal como en la película de los Gremlins, estos gatos tan especiales (¿copia, o casualidad?) se reproducen con agua. Al entrar en contacto con la misma producen hasta 15 nuevos subgatos, que pasan enseguida al cuidado del Gran Gato, para convertirse en una nueva generación de escribas. Cada año 500 subgatos de las categorías más altas son elegidos por el Gran gato para su reproducción. Se cree que estos gatos viven entre 100 y 200 años, pero eso todavía está en investigación. Lo que no se sabe es si el Gran Gato también se reproduce. Ésta podría ser una respuesta a si él es remplazado en algún momento por un descendiente del mismo o por un escriba de alto rango, o si el omnipotente Gran gato permanecerá preparando y dirigiendo las diferentes generaciones de subgatos escribas para toda la eternidad.

Una de las preguntas que tanto aqueja a la humanidad es la del fin del mundo. Desde tiempos remotos han existido historias y “predicciones” acerca del mismo, lo que demuestra la preocupación (¿o ansia?) de los humanos respecto a la destrucción del planeta que ha sido su hogar por tanto tiempo. ¿Será entonces, cuando el Gran gato, aburrido ya de adiestrar, supervisar y organizar a los Subgatos escribas, decida abdicar y echar todo abajo, que el mundo llegará a su fin?. Esto sigue bajo investigación.

Los subgatos están divididos en diferentes categorías, y son distinguidos por diferentes indumentarias; las principales son sus sombreritos tipo viseras y sus corbatas de moño, de diferente color y tamaño de acuerdo con su categoría.

“A los subgatos con más tiempo como escribas el Gran gato les hace entrega de cuadernos de mejor marca; esto se ve reflejado en la vida de los escritos en el aspecto monetario: mejor marca = mejor clase social y más dinero” explica la investigadora Chpan. Los principiantes hacen uso de cuadernos de menor calidad, pues deben practicar la redacción de sus historias y su caligrafía, o sea, se encargan de los pobres miserables que van errando por este mundo sin un fin específico, y cuya vida parece una sopa de letras sin solución.

La duración de nuestras vidas es directamente proporcional a la cantidad de hojas que tenga el cuaderno, pero también a la actividad del subgato al que le tocó escribirlo; un cuaderno con pocas páginas y con pocos escritos durará mucho más tiempo que uno de varias páginas y muchos escritos. Esto explicaría por qué una persona que no hace nada vive más tiempo que una que hace mucho. Es cierto que existen personas que hacen mucho y viven bastante para contarlo. Esto es debido al tamaño de la letra del subgato: mientras más pequeña, menos espacio ocupa y más puede escribir. Eso sí, siempre la misma magnífica, entendible y perfecta caligrafía de todos los subgatos, que, aunque varía en tamaño, es siempre la misma.

Y… ¿Qué pasa si a mi gato se le acaba el lápiz?. Las investigaciones han demostrado que cuando a un gato se le acaba el lápiz, debe dejar el cuaderno y seguir una serie de trámites para que se le haga entrega de uno nuevo. En este lapso en el que el gato no escribe, la persona de la cual está a cargo entra en estado de coma. Si la entrega de un nuevo lápiz al gato es denegada, éste se pondrá en contacto con sus subgatos colegas que están a cargo de las personas contemporáneas a su escrito, para que los hagan desconectar las máquinas y dejar el cuerpo de su escrito morir. Bajo esta circunstancia, el espíritu del escrito cuyo gato se quedó sin lápiz vagará errante por el mundo hasta que su cuaderno restante sea enterrado y santificado por el Gran gato. Esto también podría suceder si el gato asignado muere antes que su escrito. Se ha descubierto que el Gran gato a veces decide (aún no se sabe bajo qué criterio) asignar a un nuevo gato escriba a que siga escribiendo en el cuaderno del anterior. “En estos casos el escrito tiene cambios de personalidad -generalmente todo esto ocurre después de un gran accidente-, debido al cambio de escriba” explica la investigadora Jackson.

Luego de haber leído se preguntará cómo se ha llegado a averiguar todo esto. En el IETEFVIH los especialistas han encontrado una forma de comunicarse con el Gran gato y los gatos escribas, pero ésta está bajo investigación todavía y el estado de las averiguaciones no permite revelarla.

Puede que este reportaje haya cambiado su vida, puede que no, pero da qué pensar… ¿Son meras casualidades, o serán los Subgatos escribas los titiriteros de nuestro destino?

Caminando por L.A.

Hoy salí a caminar como método de distracción, pues las distracciones modernas con las que suelo contar no las tengo disponibles en este momento (léase: internet, televisión).

Lo primero que me encontré en mi adorable y helado paseo (estamos a eso de 14 grados centígrados con fuertes vientos) fue a un hombre con aspecto un poco peculiar… Y es que llevaba falda y cartera. Paré un segundo a preguntarme, lo más disimuladamente posible, si tal vez en realidad era una mujer y me había confundido, pero no, esa cara era indudablemente la cara de un hombre. Guapo, sí, pinta de italiano, pero hombre, con largo pelo color amarillo, juego de saco y falda y cartera a juego.

Un poco más adelante me encontré con un señor que usaba un parche negro en el ojo y caminaba con su perro, al cual le lanzaba una pelota de tenis mientras avanzaban. El perro esperaba ansioso la bola cada vez que se la entregaba a su amo. No pude evitar sonreír.

Llegué entonces a una pequeña zona comercial, muy pintoresca, por Westwood Boulevard. Decidí entrar a Trader Joe’s. Si no la conocen, es una tienda tipo supermercado que tiene cosas orgánicas y, digamos, alternativas, y que me parece la mejor tienda del mundo. Encontré hermosas plantas de lavanda de buen tamaño a sólo $5.99; tulipanes en pote blancos, rosados y amarillos; plantas de albaca de enormes hojas y potecitos con mezclas de hierbas como romero, tomillo, hierba buena y orégano. Además, después de revisar frutas, vegetales, comida de animalitos (ay, Brunito) y comida en general, encontré un “Arroz Chimichurri estilo peruano”, congelado, que compré por supuesto. No leí mucho los ingredientes una vez que llegué al “ají panca”, pero al menos sé que de peruano tiene por lo menos eso. También me llevé un rico jabón natural exfoliante de avena, jengibre y almendra 🙂

En el camino de regreso noté que mucha gente recorría el área en bicicleta. No me parece mala idea en lo absoluto. Hasta escuché un “ring, ring” de campanita retro. Yo, por mi parte, me regresé en bus porque, aunque no está lejos, no sé si aguantaba otra caminada en el viento helado. El bus estaba un poco alborotado por una señora que le gritaba en español a su hijita de dos años que se siente, “Párate nomás para que veas que te voy a pegar”, y la niña se paraba jajajaja. Me bajé y ya no supe qué pasó.

Empecé a caminar desde la parada de buses y me encontré con otro clásico americano: Escuché una musiquita anticuada y pensé ¡No puede ser!, y sí, miré hacia atrás y ahí estaba: ¡el camión de helados! Pensé comprarme uno sólo para aprovechar el momento, pero la verdad es que con el friecito lo que necesitaba realmente era ¡una sopa!, y pensé entonces cuánto extraño mi celular, podría haber tomado fotos de los incidentes de hoy para poder compartirlas aquí. Aunque no estoy segura de cómo hubiera hecho para tomarle foto al italiano en falda…

🙂

¿Estás ahí?

Escribir siempre ha sido una de mis actividades de creación favoritas, incluso cuando a corta edad mis creaciones llegaban llenas de errores ortográficos y gramaticales y se limitaban a cuentos infantiles de misterio.

Pero ahora quiero compartir contigo. Quiero saber que estás ahí, que me lees; quiero conocer qué piensas, enterarme si mis palabras llegaron a tu interior o si no causaron efecto alguno.

Hace mucho no escribía por aquí y ahora he vuelto a empezar. Háblame, coméntame, déjame saber qué sientes y qué opinas. Regrésame un poquito de ese amor que yo con tanta emoción deposito aquí para ti.

Cynthia.-

Aprendiendo a leer Hebreo

Aprendí a leer hebreo hace unos dos años. Me tocó aprender por mi cuenta pues no tenía facilidad de tutores o clases grupales en el momento, y no quería acostumbrarme a transliteraciones esperando “algún día” poder estudiar y aprender; es como empezar a tocar el piano mal sentado: una vez aprendido es difícil quitarse la maña.

Como buena hija del siglo XXI recurrí al internet. Encontré muchísimas páginas y herramientas para aprender pero por más que imprimí, leí, estudié y repetí, todas las letras me seguían pareciendo esencialmente iguales a primera vista. Qué desilusión. Pero mi voluntad (o testarudez) era más grande mi intelecto herido e insistí. Encontré entonces una herramienta virtual que me resultó de gran ayuda: flash cards o tarjetas didácticas, cada una con la letra hebrea en grande, debajo su nombre (transliterado, por supuesto), a qué letra del alfabeto latino correspondía y su valor numérico (cosa que aún no me he aprendido del todo). Empecé, pacientemente, a pasar tarjeta por tarjeta en orden aleatorio, obligando a mi aturdido cerebro a hacer las conexiones necesarias para poder asimilarlas. Poco tiempo después ya no sólo podía distinguir las letras con mucha más facilidad, sino que hasta sabía cómo se llamaban y a qué letra del alfabeto que tan bien me sé correspondían. Hasta las vocales había aprendido. No cabía en mí de la emoción.

Image

Las letras alef y bet. El alfabeto hebreo se llama alefbet y sí, adivinaste, de ahí viene la palabra “alfabeto”

Pero entonces, habiendo dominado las letras por separado, llegué a otro gran reto: leer. Y junto con este nuevo reto llegaron nuevas desilusiones, pues el cerebro al leer agrupa las letras y las ve como un todo antes de interpretarlas (todo en milésimas de segundo), pero si estás aprendiendo a leer un idioma desconocido, con cuyas letras no estás tan familiarizado y lees letra por letra, vas a leer muy lento. Y leí muy lento por mucho, mucho tiempo.

Debo admitir que la lentitud de mi lectura me desanimó un poco y por un largo plazo dejé de practicar fuera de los servicios. Me sabía los rezos de memoria, así que no necesitaba leer para poder cantarlos o recitarlos, eso no era un incentivo; sólo leía por encima y me hacía de algunas letras para recordar qué palabra seguía si no lo recordaba. Estaba ansiosa por poder leer rápido, leer Torá y especialmente poder leer un rezo del sábado en la mañana que ¡me hace sentir pequeñita de lo rápido que va! Pero por más que lo intentaba simplemente parecía no poder mejorar.

Se me presentó entonces, casi dos años después, una oportunidad: me ofrecieron leer una aliá, una de las siete partes de la porción de la Torá que se lee cada sábado. Me dio dolor de estómago de los nervios, y es que conocía mis limitaciones y no sabía si la persona que me confió esta tarea las conocía también, pero acepté. La Torá se lee (en hebreo) cantada y para poder hacerlo, ciertas marcas indican qué melodía debes utilizar mientras lees. Un sistema bastante complicado, considerando que además de las marcas de melodía hay también marcas de vocales y tienes que leer de derecha a izquierda mirando arriba y abajo de las letras para poder producir el sonido correspondiente. No, no soy tan inteligente, tuve que estudiar con una pista de audio mientras leía para, virtualmente, aprendérmela, pues lo único que era capaz de leer y no con mucha velocidad eran las letras y, con un poco menos de pericia, las vocales.

Image

Aquí el ejemplo de una de esas marcas y su respectiva melodía. En la imagen las marcas están agrandadas, pero generalmente son igual de pequeñas que las otras, que son vocales. En la Torá no hay ninguna de las dos marcas, debes saberlas antes de leer.

Llegada la primera vez, a pesar de los nervios, leí sin problemas ni equivocaciones. Y entonces, sin que lo planeara, empezó mi anhelada travesía en el mundo de la lectura de la Torá. Semana tras semana una nueva aliá me era asignada; algunas veces leí a la perfeccion, otras perfectamente terrible. Me bajé de la bimá triunfante, otras veces apenada, otras contenta y otras ligeramente enojada, pero siempre con la misma máxima: la siguiente semana lo haré aún mejor (o simplemente “mejor”, dependiendo del nivel de desastre). Y aunque inicialmente una buena parte de mi presentación era memorística, poco a poco noté que mi lectura del hebreo era un poco más fluida, que ya reconocía algunas palabras incluso sin las marcas de las vocales y que hasta identificaba algunas de las marcas para las melodías. Después de todo, practicaba seis días a la semana casi sin darme cuenta; es mucho más fácil practicar algo cuando en realidad resulta segundo producto de aprenderse otra cosa. Además, aprendí a dejar fluir mi pánico escénico al entregarme y disfrutar por completo ese sonido saliendo de mi boca: esos cánticos que mi gente ha ido cantando siglo tras siglo por tanto tiempo. Dejé de apurar las notas por falta de concentración en el contenido al estar tan preocupada por la forma, y me concentré en afinar cada nota, cada tiempo. Me dediqué a disfrutarlo y los temores que bloqueaban mi lectura y patrocinaban los desastres desaparecieron (menos el dolorcito de estómago antes de mi turno, pero digamos que eso es normal).

Aún no puedo leer en su totalidad aquel rezo de nivel extra profesional de los sábados, aún cancaneo, me equivoco y demoro al leer un texto por vez primera, pero si algo aprendí durante este inicio de mi largo viaje como pseudo cantora (espero retirar el pseudo n un futuro cercano) es que la perseverancia y la paciencia son clichés por buen motivo. Vivimos en tiempos rápidos, con información inmediata, comida inmediata, objetos inmediatos, y esperamos también aprendizaje inmediato. El aprendizaje inmediato no existe, aprender es un arte. El trabajo y el tiempo son los mejores amigos del desarrollo y muchas veces debemos, simplemente, dejar de preocuparnos por el cómo y concentrarnos en el qué y dejar que los clichés hagan lo suyo. Así, cuando menos lo espere, estaré por fin leyendo ese retador rezo tan rápido como estoy leyendo estas líneas, que aprendí a leer hace veintiún años.

Image

La Torá

La felicida-a-a-a-ad

La felicidad tiene dos dimensiones: una estructural y otra superficial (como un envoltorio).

La felicidad superficial es mayormente efímera. Surge de un evento en específico que nos trae gran satisfacción y alegría. Nos “envuelve” como una capa de parafina que poco a poco se va cayendo.
La felicidad estructural es aquella que surge como resultado de la armonía entre las piezas que nos integran (presente, opciones futuras, situación social y emocional, metas, aspiraciones, logros) y es estable en nuestro interior a pesar de los eventos diarios. Es esa felicidad la que nos ayuda a mantener la calma frente a las adversidades, a tener actitudes positivas y optimismo, y a no perder la esperanza.
Y tú, ¿eres realmente feliz?

La muerte del petite

¿Han notado cómo los tamaños pequeños han ido desapareciendo de los tableros de comida? ¿Cuándo fue la última vez que vieron unas “papas pequeñas”, o una “bebida pequeña” o cualquier otro insumo en pequeño y no de tamaños regular, grande y extra grande? El petite ha ido desapareciendo poco a poco, dejando de lado el comer para saciar, pasando a la cultura del plus size donde, mientras más comas, mejor.

“Todas las bebidas a $1”. Todos piden la más grande, ¿por qué no aprovechar? Big Mac con papas grandes y soda grande… Por supuesto, hay que complementar. Emparedados de pollo frito con pechuga frita en vez de pan, hamburguesas de cuatro niveles… Vivimos en la era del exceso y éste se refleja claramente en la manera en que comemos.

La gente ha perdido la capacidad de decir “suficiente” al comer galletas, helado o pizza. Se come hasta que la comida se acabe, y esto nos está trayendo más casos de obesidad mórbida de lo que se hayan visto jamás. Parece que hubiéramos salido de una terrible hambruna y escasez y estuviéramos comiendo en reacción, cuando la realidad es que, desde hace décadas, tenemos más comida disponible que nunca antes en la historia.

¿Llegaremos a ese oscuro futuro mecanizado en el que vive Wall-e, olvidando cómo caminar y olvidándonos de los límites, o toda esta ola “green” y de comida saludable llegará a convertirse en la norma? ¿Llegaremos a aprender a “darnos el gusto” con ese chocolate, esa galleta o esa pizza y decir “suficiente” después de un pedazo o dos? ¿Será el plus size el dominante común o podremos, finalmente, revivir al petite?

No sufras, no te abstengas. Sólo aprende a decirte a ti mismo SUFICIENTE.

Entre hormigas y ronquidos

A ver, a ver. Las neuronas alborotadas por Tarzán y un chifón de naranja, además de los rompehígados de las hormigas tropicales.

Aprendí a tejer en el Cusco, pero sólo tengo lana rosada (regalo de mi prima y maestra) y no recuerdo cómo comenzar una nueva línea de tejido, así que creo que haré una bufanda de 1mm de diámetro y 10 metros de largo. A las hormigas podría gustarle.

Pasé la madrugada del viernes en el hospital con un virus andino que pasó sin visa y aún tengo sueño, pero ahora mismo sólo puedo pensar en la vida en la selva (sin hormigas) y en el ser humano libre de privaciones y disimulos de su propia humanidad. Todo gracias a Disney.

También pienso en la producción creativa que he tenido por tanto tiempo pasmada y me pregunto si la energía congelada del Ecuador, puesto que estamos entre los polos norte y sur, tendrá algo que ver. Tal vez, simplemente, este país me deprime. Ojalá tuviera realmente alma de artista y pudiera usar mi depresión para crear obras magníficas sin suicidarme, pero lastimosamente sólo tiendo parar la producción. Mis neuronas tienen sindicato y saben bien cuándo deben armar huelga.

Mi esposo, a mi lado y dormido ya, se ha acomodado en una posición extraña y está roncando más fuerte que Tarzán. Basta un gentil toque y un “mi amor, estás roncando” para solucionarlo, pero por algún motivo el rítmico gruñido parece acompañar el sonido de los engranajes de mi cabeza, funcionando después de tanto tiempo.

Creo que voy a resucitar mi blog, después de unos dos años. Tengo uno de cocina que no he podido actualizar en largo rato a causa de la boda (realmente, quién espera que esté cocinando si tenía una boda enorme por organizar) y la luna de miel, y ya iré retomando, pero hay cosas, como ésta, que no caben en un blog de cocina. Además, algunas veces uno sólo quiere expresar sus enmarañados pensamientos en la dulce y simple complejidad del castellano escrito.

Esta nota inició en el muro de Alba de Obaldía, te iba a contar un par de cosas, pero tal vez tus escritos acerca de brujas y cocalecas despertaron mi oxidado hemisferio letrado.
Con esto, me despido.

Día de Pachamanca

Pachamama: Madre tierra. Madre que nos recibe, cría y alimenta durante toda nuestra existencia.

Ver más fotos AQUÍ

Comienzo con una observación de respeto y agradecimiento a esta manifestación de Dios, que no es nuestra, sino que somos de ella. Tomamos en exceso y sin dar gracias, sin reconocer que no nos corresponde por obligación sino que se nos ofrece gentilmente, esperando de nosotros prudencia y agradecimiento así como toman con humildad el resto de las criaturas. La Tierra no es nuestra; nosotros somos de la Tierra.

Pachamanca: Olla de tierra. Preparación andina antigua, de tiempos prehispánicos, en que la comida se cocina enterrada bajo la tierra junto a piedras calientes. Un acto simbólico, si me preguntan, entregando a la tierra aquello que ella nos da antes de ingerirlo. Una especie de comida compartida, de una madre deglutando el bocado para que su hijo desdentado pueda tragarlo y alimentarse.

Hoy hicimos Pachamanca en casa de mi papá. Todos estábamos muy emocionados al respecto. No era la primera vez que hacíamos esto, hace un par de años habíamos hecho un primer intento (bueno, MI primer intento, pues ciertamente mi papá lo habrá hecho antes) y todo salió muy bien. ¿Cómo nos iría esta vez, con doce ansiosos invitados esperando deleitarse de este festín terrestre? Pienso al respecto y me entran ganas de casar este ritual con otros y hacer algo simbólico el día del árbol o de la Tierra.

La Pachamanca no es más que la cocción de alimentos en un gran hueco en la tierra bien cubierto con hojas de bijao (¿o pensaban que poníamos la comida así mismo junto a la tierra? Vamos, soy hippie y ambientalista y demases, pero tampoco se pasen) sobre las cuales se ponen piedras previamente calentadas sobre una parrilla a fuego vivo. La comida se acomoda sobre las piedras, algunas envueltas en hoja de bijao, otras directamente como las carnes (y qué delicioso rostizado que les deja). ¿Qué se cocina en una Pachamanca? Generalmente carnes de res, chancho, pollo; tubérculos como yucas, papas; plátanos y mazorcas de maíz. Esta vez cocinamos pollo, pescado (entero, envuelto en hojas de bijao como tamales), chancho, papas, yucas, papas, plátanos y mazorcas.

La comida luego se cubre con más piedras y éstas con más hojas de bijao. Sobre las hojas se ponen sacos o cualquier otro material “aislante”, y sobre éste se deposita la tierra que fue extraída del hoyo hasta cubrir todo perfectamente para que no se escape el vapor.

Hasta ahora, todo a la perfección.

Ahora a esperar tres horas y media hasta que la comida esté lista. Por supuesto, esta fue la parte más difícil.

Luego de los típicos arreglos de sacar platos, vasos y organizar las mesas y las sillas, nos dedicamos a jugar Trivial Pursuit – edición familiar. Vergonzosamente debo admitir que tuvimos que jugar con las cartas de preguntas para menores de catorce años, porque señoras y señores, las de adultos están endemoniadamente difíciles. Por cierto, yo gané =) Soy una orgullosa e inteligente adolescente.

Tres horas y veinte minutos después ya se empezaba a sentir la agitación del público. Todos de pie ululando por ahí, los niños corriendo a ver al “muertito”, voces de reclamo exclamando “¡ya son la una y media!”. Hasta que por fin la voz del comandante (mi padre) declaró que ya era el gran momento e hizo un llamado a todos los presentes hacia el jardín de atrás para presenciar el desenterramiento (¿existe esa palabra?).

Empezaron retirando suavemente la tierra de la superficie. Por supuesto, los niños querían ayudar, y cada uno tomó la herramienta que encontró por el suelo y metió la cuchara en el plato mientras los adultos pedían nerviosos “¡Suavecito, suavecito!”.

El resto de la tierra fue retirado con escoba, pues las piedras estaban tan calientes que se comieron no sólo las hojas de bijao en partes, sino que también derritieron algunos puntos de los sacos. Peligro, peligro: posible comida con tierra si las cosas no se manejan con cuidado. A este punto los niños fueron retirados y se echaron para atrás cabizbajos.

Después de mucho trabajo se logró retirar toda la comida a salvo. Ciertas salpicaditas de tierra, sí, pero eso no mataría a nadie. Algunas de las carnes se pegaron levemente a las piedras y el pollo estaba tan suave que se deshacía al agarrarlo, al igual que los plátanos maduros. ¡Pero, ah, se veía delicioso! Pusimos todos en bandejas y poco a poco lo fuimos llevando a la mesa mientras varias manos traviesas pellizcaban pedazos de carne y de yuca para dar una probadita precoz al visiblemente delicioso banquete.

Fue fabuloso ver la mesa llena de cosas y tanta gente alrededor sirviéndose, riendo animada de tan inusual práctica culinaria de la cual habían sido parte. Por supuesto, la comida no sólo se veía deliciosa, sino que sabía deliciosa. La acompañamos con ensalada de lechuga y tomate, salsas riquísimas incluida salsa huancaína que le encanta a Mery, canchita y mote que son dos tipos de maíz populares en Perú, y las infaltables sodas. Me hizo falta mi té frío; la soda últimamente para mí es como si no fuera kosher o significara cancerígeno líquido. Hey, cada uno tiene sus cosas.

La comida, como es tradicional, fue seguida por una mesa redonda, sin mesa, donde todos se recostaron lo más cómodo posible sobre las sillas para conversar. Vicky, Mery y yo decidimos seguir en contacto con la naturaleza e irnos a hacer un juego de preguntas sentadas sobre la grama en el jardín, Mery abrazando la guitarra (admítelo, nunca la tocaste realmente, jajaja). En algún momento Mery fue Cristobal Colón, Vicky fue Meryl Streep y yo Julia Roberts. Tuvimos además una pequeña sesión de fotos.

Tiempo después los niños me piden jugar béisbol y acepto, seguida por Vicky. Una forma maravillosa de terminar un lindo día, compartiendo con la risa fresca e inocente de los niños, jugando como si fuéramos uno más de ellos, mientras Mery nos observa tocando (esta vez sí) la guitarra en el jardín.
Un día en que un ritual popular gastronómico no sólo nos hizo estar en contacto con la naturaleza, sino desconectarnos de lo rutinario y soez de la vida cotidiana y volver a nuestras raíces como hijos de la Tierra.

“Taita Inti, Pachamama nayaj wawamatua
Jumaruw arthansma suma jananajataqui.” *

Ver historia gráfica AQUÍ

“Padre Sol, Madre Tierra, soy tu hijo; sobre mis rodillas te pido por mi felicidad”. Canción en quechua.

Libélulas

Como libélulas atraviesa tu aliento mis cabellos, su aleteo susurrando palabras ininteligibles a mi oído. Tus ojos en los míos, me besa tu mirada, y mis cabellos envuelven tu rostro, elevado cada uno por las sutiles libélulas de tu aliento cálido.

Y entonces me pregunto, mientras mis manos se aferran a tus contornos de luz, si ese beso silencioso sale sólo de tu boca, o si hay dentro de él verdaderas estelas de pertenencia que llegan como enredaderas a mi corazón confundido; si esa sinapsis física momentánea traspasa los límites terrenales y se eleva a nuestra primavera en el Edén, llevándonos más cerca del paraíso prometido; si con ese gesto, a menudo banalizado, tu espíritu juega con el mío como niños inocentes y se complementan en un cerrojo secreto, liberando la energía de la creación, haciendo de los dos más que la suma de nosotros mismos y elevándonos por encima de lo meramente carnal y vacío.

O tal vez esto no es más que sólo un beso de tu boca, un elixir de placer entre los labios y la lengua. Un intercambio de pasión contenida y sin dirección alguna que te acompañará unas horas y luego se extinguirá al aire junto a las libélulas de tu aliento; libélulas que tal vez, luego de un largo viaje, lleguen nuevamente hasta mí, haciéndome recordar de repente y en el momento menos esperado aquel dulce beso de tus labios.

« Older entries