Era un hombre tan pobre, tan pobre, tan pobre que lo único que tenía era dinero

De las muchas paradojas que he leído o escuchado, ésta es una de las que más me ha impresionado (vea, hice verso sin hacer esfuerzo).


“Era un hombre tan pobre, tan pobre, tan pobre, que lo único que tenía era dinero”.
Hay cierta verdad amarga detrás de esa oración que me dejó francamente impresionada. Les dejo con la reflexión y con una recomendación personal: aprendan a vivir.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: