De vuelta y de salida

Vista de la ciudad de El Salvador

Para que no piensen que he abandonado el blog, les cuento que los giros de la vida no sólo giraron muchas veces y parecieron llevarme a algunos sitios por los cuales sólo sobrevolé, sin aterrizar, sino que regresé de un viaje para salir en otro. Esta vez no serán tres semanas, serán de hecho sólo dos días, y no por los lares sudamericanos sino por los de Centroamérica.
He descubierto muchas cosas aún cuando acabo de llegar al Salvador. Uno, de lo cansada que estoy! Necesito vacaciones de mis vacaciones, y el trabajo y la universidad están más pesados que nunca. Dos, de que Panamá es definitivamente parte de Centroamérica, cómo se parece todo! Hasta venden pipa fría al borde de la calle (aunque acá dice Coco helado). Y tres y último, que lo siento señores, pero soy definitivamente de alma sudamericana. Esto es precioso pero no siento la conexión mística, jajaja.
Ya regresaré a escribir cosas más interesantes. Por ahora, me voy a comer pupusas.
Anuncios